Etiquetas

La Flexografía es una técnica de impresión en relieve, puesto que las zonas impresoras de la forma están realzadas respecto de las zonas no impresoras. La plancha, llamada cliché, es de fotopolímero y, al ser este un material muy flexible, es capaz de adaptarse a una cantidad de soportes muy variados. La Flexografía es el sistema de impresión característico de, por ejemplo, cartón ondulado y de los soportes plásticos.

En este sistema de impresión se utilizan tintas líquidas caracterizadas por su gran rapidez de sacado. En cualquier caso, para soportes poco absorbentes, es necesario utilizar secadores situados en la propia impresora (por ejemplo en el caso de papeles estucados o barnices UVI).

Las impresoras suelen ser rotativas y su principal diferencia con el resto de los sistemas de impresión es el modo en que el cliché recibe la tinta. Generalmente, un rodillo giratorio de caucho recoge tinta y la transfiere por contacto a otro cilindro, llamado Anilox. El Anilox, por medio de unos alveolos o poros, transfiere una capa de tinta regular y uniforme a la forma impresora o cliché. Posteriormente, el cliché transferirá la tinta al soporte a imprimir.

El proceso de la Flexografía se caracteriza por fabricar etiquetas en rollo, las cuales se pueden imprimir en papel, películas y plásticos autoadheribles; la impresión es posible desde una hasta ocho tintas, incluyendo diferentes tipos de acabados como barnices (de máquina, alto brillo o ultravioleta), laminación plástica y estampado de película.

Pulsa aquí o en la imagen de la Derecha para ver algunos ejemplos.